La pandemia de COVID-19 obliga a ser concienzudos en la limpieza del hogar para evitar focos de infección, especialmente si hemos sido portadores del virus. En la actual situación, con toda España confinada en su casa, la limpieza del hogar se vuelve fundamental ya que buscaremos evitar focos de infección para asegurar que no haya contagios, considerando el poder vírico del COVID-19 y su resistencia en ciertas superficies. Desde el Ministerio de Sanidad se han lanzado varias recomendaciones a la población para asegurar que la limpieza de la casa sea la óptima en estos tiempos.

En primer lugar, ventila la casa cada día. Refrescar el ambiente es importante, si el virus se mantiene en suspensión en algún lugar de la casa, la existencia de corrientes ayuda a restarle peligrosidad.

Lava la ropa con agua caliente y no la sacudas. Una de las pocas evidencias de las que se tiene seguridad en relación con el coronavirus es que cuanto más calor, peor para su superviviencia. Muchos estudios afirman que el rango de temperatura ideal para el virus está entre los 13 y los 26 grados; las temperaturas veraniegas son un arma contra la pandemia, pero todavía tardarán en llegar. Existen otras teorías que afirman que los coronavirus, con temperaturas altas, pierden actividad. Por este motivo, lavar la ropa con agua bien caliente, los programas de 40º y 60º son preferibles. Finalmente no hay que sacudir la ropa, pues si el virus sigue adherido a las prendas, puede hacer que se desprenda y acabe en otra superficie.

Limpiar frecuentemente el baño. El baño es una de las zonas donde se tocan varios elementos y a donde se llega para lavarse las manos tras venir del exterior, lo que aumenta las opciones de llegar allí portando el virus en alguna superficie. La limpieza de estas estancias debe realizarse con agua y jabón, para luego utilizar desinfectante, para ir sobre seguro. Si se usa lejía, hay que usar en torno a un 3% o 5% por cada litro de agua, dejar que actúe durante cinco minutos y luego aclarar.

No hay que olvidar la limpieza de superficies de uso habitual. Las manos son la puerta de entrada del virus en los hogares, todo lo que tocamos en el exterior es susceptible de estar contaminado, por eso hay que limpiar a fondo las superficies que se toquen de manera habitual (pomos, tiradores, botones, teléfonos, mandos a distancia, etc.). Para su correcta limpieza, utiliza guantes y paños humedecidos en desinfectante.

Con estas cuatro simples consejos, conseguiremos que nuestro hogar se mantenga limpio y desinfectado, para poder seguir luchando contra esta pandemia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies