Cada vez es más común encontrar en los diferentes baños públicos lavabos adaptados para personas con movilidad reducida; aunque, desafortunadamente, esa concienciación no se lleva a pequeños detalles como el equipamiento de la habitación. Un elemento tan simple como un dispensador debe ser previamente estudiada para satisfacer a todos los públicos.

De forma general, los dispensadores para el secado de las manos suelen colocarse a 1,50 metros de distancia del suelo, ofreciendo una altura que hace su uso más cómodo a una persona adulta. ¿Pero qué ocurre con los niños o las personas minusválidas? Esta distancia es demasiado alta para muchos de ellos. De ahí la importancia de reconsiderar una altura que satisfaga a todos los públicos.

Bajando 20 centímetros, es decir a 1,30 metros del suelo, el dispensador, se obtiene que tanto adultos como niños o personas con movilidad reducida, puedan utilizarlos. Además, el hecho de bajar la altura en la instalación de los dispensadores contribuye a hacer más cómodo el trabajo del personal de mantenimiento encargado de la reposición del papel o jabón; convirtiendo la reposición de los consumibles en una tarea más fácil para personas con menos estatura.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies